lunes, 8 de marzo de 2010

El alquimista de mariposas rojas

Tormentosa noche,
que de magia envuelves
los sueños del alquimista insensible,
que en manos del creador,
su vida vuela, como las mariposas rojas,
hasta alcanzar el éxtasis puro,
siendo así quien en las noches,
mil veces odia y mi ama,
quien vive por piedad iluminada,
y muere por deseos pasionales,
oh alquimista inconsciente,
que perdido en llanto te veo,
comprendo entre sombras perdidas,
que tu alquimista nocturno,
puedes no existir en esto,
que puedes ser solo la invención siniestra,
de mi mente enemiga,
y sinceramente, muerte para ti deseo,
alquimista, alquimista de la noche,
repaso tu existencia hoy,
en el libro de vida,
nostálgico entiendo,
las razones hacia tu odio eterno,
a la mujer de los deseos,
alquimista, oh noble alquimista,
muere pronto,
aleja el dolor que sientes,
y muere pronto...
Pero algo hay en el aire,
que tu esencia se eleva a lo lejos,
alquimista rojo de sueños quebrados,
muere y que tu esencia siga su curso,
que se eleve y que tu dolor,
del cielo se convierta en llanto.