martes, 24 de junio de 2014

Carta a ti

Hablo de sus ojos
y mis pensamientos pintan toda la habitación de magenta,
y miles de figuras hechas con música salen e inundan mi mundo
si tan solo pudieras verlo... Es magistral,
dirías que es lo más bello que has visto.

Cómo no pasaba, cómo lo hubiera negado,
dabas un paso y mi universo reaccionaba,
y las calles de mi mundo imaginario se llenaban de carnaval,
y los niños cantaban canciones para ti,
y todo era alegría,
y tú dirías que es lo más estúpido que he dicho.

Podría exponer las razones de mi olvido,
pero simplemente lo eterno es lo incierto,
y lo duradero solo es pretencioso...
Pero dirías que mis palabras son las que todos dicen.

Pero estoy feliz logré mi cometido al final
saliste de ti, solo eso quería,
quería que vieras el mundo de una manera distinta...
Quería que vieras cómo yo podía verte, como admiraba tu voluntad,
quería que te ahogaras de amor, así no lo hicieras conmigo...
Solo quise decir en el momento oportuno que me encanta esa versión de ti,
aunque dirías que es el momento en el que no sabes qué decir.

Simplemente pasar cada noche recordando,
las palabras mas dulces que me has dicho;
me brindaban alivio y partículas de felicidad
esa sensación de estar completo cuando caminaba a tu lado,
no tiene semejanza...
Y en ese momento dirías que todo lo dicho es mentira.

Solo quise verte más allá del tiempo y romper las paredes a mi alrededor,
soñar con animales inexistente de colores inimaginables...
Y montar sobre ellos para encontrar tus ojos,
besarte y decirte que el amanecer está pronto a aparecer;
y ver como el sol ilumina mi vida a través de tus pupilas...
Simplemente gracias por volar a mi,
solo en esa parte, yo no tendría nada más que decir.