miércoles, 17 de marzo de 2010

En cenizas



Encerrado en paredes cáusticas,
sonoras y degradantes para el mundo en sí,
siendo mis palabras peligrosas enemigas,
siendo susurros alejados de su esencia.
fui alguna vez quien dijo que no moriría por eso,
hoy entre mis cenizas recuerdo mi mortal incidente,
Siendo quien increíblemente olvida lo que siente...

Fue el que en drásticas notas perdió el sendero.
Pensé que solo mis bolsillos rojos irían al insabello,
comprendí al fin la soledad del vuelo vespertino,
y rompí en llanto con mi lejana agonía,
con mis murmullos de madrugada,
y mis huellas en el agua.

Conocí tus odios pasajeros,
desperté muerto un día…
y aún no comprendo qué fue de mi razón,
porqué estoy tan lejos?,
porqué tan equivocado?,
y mis ojos hablaban por mi...

Secos, fríos, olvidados,
mientras alejada y triste se fugaba en sueños,
yo deseaba su alegría en tiempos oscuros...
Sentí el dolor de sus alas,
fingí no creerlo, fingí ser su mascara de rojo deseo,
fui su anhelo por momentos...
Siendo quien en cenizas codicia su aliento.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Caminando

Camino a dónde, 
camino a la nada, 
camino a la dicha o a la tristeza... 
sólo caminar, 
caminar con lobos salvajes, 
presiento que en cualquier momento van a lanzarse sobre mi 
y seguro que con sus filosos colmillos
van a desgarrar la parte más sensible de mi imaginación, 
pero sigo caminando hacia el no sé, 
hacia las preguntas que van y vienen, 
hacia dónde?, cuándo? o porqué?.

Mis pasos se alivianan...
Siento que no tropiezo como de costumbre 
y que los lobos ahora se ven pequeños, 
será que estoy volando? 
quién es esa gente de allá abajo? 
porqué abajo está lloviendo?, 
un pestañeo más y creo que todo se va a ir a la mierda
aún las nubes siguen sonriéndome con esa cara de "te vas a ir de culo", 
tan alto está?, 
lo peor para mi es que no puedo mirar por dónde voy 
y solo escucho ese ruido estresante de ciudad, 
será que me cogió un carro y voy para arriba, abajo o para el medio?, 
en verdad creo en eso?, 
ya no puedo detenerme y aterrizar, 
así aterrizara sobre un tejado morado y me partiera la cabeza... 
no puedo, sólo camino y camino, 
llegué al éxtasis del vago? 
creo que estoy en otro estado 
o tal vez estoy recostado en cama vieja o en pasto ajeno... 
que mala fantasía que estoy viviendo... 
que insensato roba mi tierra y me deja en la nada? 
quiero respuestas pero tampoco sé dónde conseguirlas, 
podré gritar desde aquí? 
qué alcanzaré si camino más o donde llegaré 
sí las olas de aire alborotan mi alborotado cabello, 
podré despertar? 
porqué carajos sonará la misma canción de The Cure? 
quiero bajar pero tampoco sé cómo puedo hacerlo... 
Por lo menos no estoy gastando las suelas de mis botines viejos y cansados, 
por lo menos veo un paisaje paradisíaco donde no te veo a ti... 
mejor sigo caminando.

martes, 9 de marzo de 2010

El hombre y el ángel de los anhelos

Un día, nostálgico un hombre solitario contemplaba mil estrellas perfectamente colocadas por el creador, cada noche él le pedía a cada una de ellas un ser que fuera capaz de entender su vida y despejar las tinieblas de la triste soledad, pero las estrellas no respondían...

Ideó una forma de llamar su atención y a cada una de ellas le escribió mil poemas referentes al amor, a la luna y el sol, y cada poema iba acompañado de un millón de rosas de todos los colores del arcoíris, y de los aromas del más bello jardín de montaña. Los poemas y las rosas los envió en un globo adornado pintado de amarilla alegría, al ver esto las estrellas, que no podían conceder un deseo tan grande y místico como el poner en su vida un ser con tales características, optaron por arrojar pedazos de ellas mismas que resplandecían bajo el manantial de lluvia que se posa fresco y libre por el campo verde, la lluvia de estrellas fue tan magna que el verde campo era un reflejo del cielo pintado por dioses, cada estrella le había dado lo mejor de sí y dejaron de brillar un poco, el hombre triste y feliz por ver ese espectáculo sentía nostalgia por su terrible soledad en la tierra del buen señor.

Una mañana sonriente y consentida, como las que salen en el horizonte pensando en mil razones para hacerte sonreír, el hombre llevo sus pasos hacia cada trozo de estrella que estaba en el piso, y cada pedazo lo recogió y lo guardo en un cofre adornado con la figura de un ser frágil y armónico conocido como ángel, el cofre era azul como los ojos de un bello sueño que se perdió de la cabeza de un ingenuo caminante, y tenía una inscripción bajo aquel ángel que decía: aquí van los anhelos pero no muchos porque me muero, tampoco pocos porque me muero.

El hombre recogió toda una lluvia de estrellas y la guardó trozo por trozo en el cofre esperando poco por su desaliento y decepción, tras el arduo trabajo de recoger cada pedazo de estrella del verde prado el hombre se recostó y durmió muchos años para olvidar su pena, tras los años que pasaron las estrellas en el cofre le dieron vida al ángel de los anhelos y con una cálida caricia levanto a aquel hombre del sueño en el que andaba, lo dotó de alas y lo llevó a volar por el cielo azul y sus nubes color algodón y juntos solamente volaron por la vida jugando a ser espíritus del cielo, tanto jugaron que celestiales se volvieron... Y hoy mientras voy admirando el cielo azul, libre veo la silueta de dos ángeles tomados de la mano y navegando allí arriba, en ese momento pienso que tu me dotaste de alas y me llevaste a volar,  en sueños besas mis labios y todo se pierde momentáneamente, me recuesto en la ventana admirando de nuevo a los ángeles del cielo por traer a mis sueños a una mujer bañada por las estrellas....


lunes, 8 de marzo de 2010

El alquimista de mariposas rojas

Tormentosa noche,
que de magia envuelves
los sueños del alquimista insensible,
que en manos del creador,
su vida vuela, como las mariposas rojas,
hasta alcanzar el éxtasis puro,
siendo así quien en las noches,
mil veces odia y mi ama,
quien vive por piedad iluminada,
y muere por deseos pasionales,
oh alquimista inconsciente,
que perdido en llanto te veo,
comprendo entre sombras perdidas,
que tu alquimista nocturno,
puedes no existir en esto,
que puedes ser solo la invención siniestra,
de mi mente enemiga,
y sinceramente, muerte para ti deseo,
alquimista, alquimista de la noche,
repaso tu existencia hoy,
en el libro de vida,
nostálgico entiendo,
las razones hacia tu odio eterno,
a la mujer de los deseos,
alquimista, oh noble alquimista,
muere pronto,
aleja el dolor que sientes,
y muere pronto...
Pero algo hay en el aire,
que tu esencia se eleva a lo lejos,
alquimista rojo de sueños quebrados,
muere y que tu esencia siga su curso,
que se eleve y que tu dolor,
del cielo se convierta en llanto.

domingo, 7 de marzo de 2010

Chemical brothers - Orange wedge

video
Es un domingo soleado y tengo muchas ganas de escuchar música, pongo ese mp3 naranja, que cuando reproduce música parece que fuera una patrulla de policía con su sirena al máximo en una persecución por las calles de New York en una película de acción, porque alumbra mucho. La primera canción en reproducir es "orange wedge" de los Chemical Brothers y recordé que hace mucho tiempo, cuando era estudiante de Inesco hice un vídeo en el que se planteara lo que sentía al escuchar la canción, pues yo en un rato de esos en los que uno pone a la cabeza a fastidiarse pensé en un gato que se drogaba mucho y se iba de jolgorios felinos todas las noches, no sé porque carajos pensé en eso, pero luego comenzaron a salir preguntas de cómo sería el dueño de ese gato, se me ocurrió que tal vez sería alguien como yo, como medio güevón, como que solo quiera descansar después de una noche larga, tomar algo de Coca Cola y pararse en la ventana a ver pasar los carros... Así que me senté en el computador y me puse a ilustrar en Corel Draw y Photoshop. Los personajes, los fondos y pensar como sería la historia completa, luego de eso solo abrí flash y lo demás lo pueden ver en el vídeo, ya al terminarlo mis amigos (Conny, Jeison, Felipe, Gio y George) me felicitaron y luego entre ellos hicieron otro vídeo más loco que éste, pero la verdad no sabemos donde terminó.